Un diseño integrador: viviendas de protección oficial en Sant Boi de Llobregat

(c) José Hevia

Por Ricardo Vericat Martín, jefe de Grupo de Edificación en Cataluña

Uno de nuestros principales objetivos cuando un cliente confía en nosotros para la ejecución de una de sus promociones, es cumplir con excelencia las expectativas propias de dicho proyecto. En el caso del edificio de 79 viviendas de protección oficial que hemos construido en Sant Boi de Llobregat, Barcelona, creemos que hemos logrado este objetivo: como empresa ha sido muy gratificante que este proyecto haya sido ganador en la categoría de Arquitectura en la edición 2020 de los prestigiosos premios FAD.

Desde un inicio apostamos por este proyecto por el compromiso con nuestro cliente, el Instituto Metropolitano de Promoción de Suelo y Gestión Patrimonial (IMPSOL), pero además por su singularidad a nivel de ubicación y diseño: la finalidad era adaptarse a su entorno cumpliendo rigurosamente con las condiciones solicitadas de funcionalidad, seguridad y habitabilidad.

Durante el proceso de ejecución fue clave la fluida relación entre todos los agentes que intervinimos: desde la dirección facultativa, las ingenierías asesoras del proyecto, en estructura e instalaciones, así como los técnicos representantes de la promotora, hasta todo el equipo de obra de Sorigué.

En este proyecto todos los agentes actuaron con una exquisita profesionalidad, hecho que fue definitivo para culminar de manera exitosa esta obra, ya que el proyecto no estuvo exento de dificultades en su ejecución. Por ejemplo, fue todo un desafío conseguir agotar el nivel freático en los tres sótanos del edificio, así como coordinar todos los aspectos que permitieron obtener un excelente resultado en los acabados, especialmente en la fachada, una propuesta compleja porque se debían incorporar diferentes elementos compuestos para garantizar el confort en el interior de la viviendas: fachada ventilada, sistema de aislamiento térmico exterior, carpintería de aluminio, celosías correderas integradas, entre otros elementos.

De este proyecto destaco por encima de todo su diseño integrador, en su perspectiva de edificio plurifamiliar, así como en su geometría. Detalles como los huecos previstos en los testeros más cortos del edificio y sus escaleras interiores en forma de zigzag para acceder a cada una de las plantas del edificio, han logrado que, desde algo banal como un poliedro regular, se genere un diseño diferencial.

(c) José Hevia
(c) José Hevia
Comparte

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe todas nuestras noticias y novedades al momento